miércoles, 4 de abril de 2012

Lectura 10: AUTOESTIMA VERSUS AUTO-EFICACIA

Siempre escuchamos hablar de la importancia de la autoestima. Sentirse bien con uno mismo es fundamental para lograr las metas que nos proponemos. Sin embargo actualmente los psicólogos hacen referencia a un nuevo concepto, tan importante como la autoestima, llamado la auto-eficacia. Esto es la creencia que uno posee todo lo hace falta para poder triunfar, aunque no siempre logre efectivamente el éxito.

Las personas con un alto nivel de auto-eficacia suelen imponerse altos estándares de éxito lo que conlleva una paradoja: quizás no siempre logren sus metas o quizás su autoestima no sea tan elevada, pero nunca se rinden, en cambio continúan confiando en sí mismos y en sus habilidades. Esta confianza en la propia capacidad permite no desmoronarse ante el fracaso y seguir adelante en el cumplimiento de las propias metas.

Albert Bandura, docente de la Universidad de Stanford, fue el primer psicólogo en hablar de la auto-eficacia, allá por los años 70. Bandura explica que la auto-eficacia es la apreciación de las capacidades que uno tiene. Mientras la autoestima es el sentimiento general de cuan valioso es uno como un todo y se refiere a la apreciación del ser, la auto eficacia se centra en la creencia de tener la capacidades y habilidad de triunfar.

La auto-eficacia forma parte de los conceptos de la psicología positiva, lo mismo que la resiliencia y lo ventajoso de poner el acento en la auto-eficacia es que es posible enseñar a una persona a tenerla, es decir las personas pueden aprender a reconocer sus habilidades y puntos fuertes y a confiar en los mismos.

Venciendo la baja auto eficacia

La auto eficacia es la “opinión afectiva” que se tiene sobre la posibilidad de alcanzar determinados resultados, es decir, la confianza de alcanzar las metas exitosamente. Las causas más comunes para que la auto eficacia baje son: ver las cosas como incontrolables, creer que la propia conducta está regulada más por factores externos que por uno mismo y utilizar un estilo atribuciones donde siempre se es responsable de lo malo y nunca de lo bueno. Y a esto se le puede agregar una cuarta causa ambiental: una historia de fracasos...

Con el tiempo se genera un auto esquema de desconfianza e inseguridad, por el cual se comienza a anticipar que el éxito es imposible y a evitar las situaciones de reto, así la persona hará de la evitación un estilo de vida. Las siguientes estrategias te permitirán pelear contra la baja auto eficacia o conservarla en un punto adecuado.

  1. Elimina el “No soy capaz” Elimina de tu repertorio verbal esta frase, cada vez que te la repites confirmas tu inseguridad y las consecuencias psicológicas son tan contraproducentes como cuando te lo dicen otras personas. Ya es hora de que empiece: si me lo propongo “soy capaz”.

  2. No seas pesimista Las personas con baja auto eficacia anticipan el futuro negativamente, las profecías negativas suelen convertirse en realidad, porque nosotros mismos nos encargamos de que se cumplan.

  3. No seas fatalista Eres el arquitecto de tu futuro, construyes tu destino. Por lo tanto tienes el poder de modificar muchas cosas. El pasado ya pasó y si cambias en el aquí y en el ahora, estarás contribuyendo de manera significativa a tu destino.

  4. Trata de ser realista Sé objetivo con tus éxitos y tus fracasos. Responsabilízate con lo que realmente has tenido que ver. Acepta tus éxitos; sería injusto desconocer tus logros. Pero también acepta tu cuota de responsabilidad en los fracasos.

  5. No recuerdes lo malo La visión negativa de uno mismo se alimenta principalmente de los recuerdos. Durante algunos momentos al día intenta activar tu memoria positiva. Escribe y anota los éxitos pasados. Trata de mantenerlos activos y presentes. Aprende a revivir el pasado en sus aspectos agradables y disfrutar del recuerdo positivo.

  6. Revisa tus metas Si tu auto eficacia es baja, pecarás por defecto y no por exceso. Te estarás subestimando y adaptándote a la supuesta incapacidad que percibes en ti mismo. No dejes que el miedo y la inseguridad decidan por ti. Si no hay retos, la resignación está manejando tu vida. Tienes el derecho a esperar más de ti y de la vida.

  7. Ponte a prueba y arriésgate Los puntos anteriores son condiciones necesarias pero no suficientes para ser auto eficaz. Es fundamental que te animes a dar el paso decisivo: actuar para alcanzar las metas. Recuerda, la única forma de confiar en ti mismo es ponerte a prueba.

Cuando te sientas cómodo y seguro en tus intentos, pasa a una meta mayor. A medida que subas en los niveles de la auto exigencia personal, la auto eficacia y la confianza en ti mismo ser fortalecerán y así podrás vencer al cuarto jinete que te ayudará a tener un Yo fuerte. El reto en todo caso es encontrar un punto de equilibrio en tu dimensión personal y las distancias adecuadas para quererte a ti mismo cómodamente sin sobresaltos ni culpas. Pese a todo, el solo intento será saludable.

Taller de lectura 10:

  1. ¿Qué se entiende por auto eficacia?
  2. ¿Cómo suelen ser las personas con un alto nivel de auto eficacia?
  3. ¿Qué permite en un ser tener alto nivel de auto eficacia?
  4. ¿Cuál es la diferencia básica entre autoestima y auto eficacia?
  5. Escriba un listado de 3 estrategias para pelear contra una baja autoestima.
  6. En qué consiste la estrategia de “Elimina el No Soy Capaz” para subir la auto eficacia.
  7. ¿Qué ocurre con los seres pesimistas?
  8. A qué se refiere ser realista.
  9. ¿Cuál es el mensaje de la frase “Ponte a Prueba”?
  10. Escriba dos pensamientos que puede originar una baja auto eficacia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario